08/08/201800:00:44

¡Suerte Presidente!

Guillermo Hübner Díaz Guayabera Política

Guayabera Política

08/08/201800:00:44

A gotados los procedimientos previstos en la ley para determinar la validez de la elección presidencial del 1° de julio, hoy será declarado Presidente Electo de los Estados Unidos Mexicanos, para el período 2018-2014, el politólogo y escritor tabasqueño, Andrés Manuel López Obrador, el líder social más importante del siglo XXI en el mundo.
Ello ocurre bajo los mejores augurios de millones de mexicanos que depositaron su confianza en este incansable batallador que ha sabido sortear con éxito todos los peligros salidos a su paso y hacer a un lado las piedras que los grandes intereses creados del país, queriendo detener el rumbo de la historia, pusieron en los caminos a lo largo de su existencia.
Andrés Manuel López Obrador llega a la cúspide del poder, tal cual es, sin poses distorsionadoras de su personalidad, identificado con las grandes masas de desposeídos, aliado en el bien con gente de dinero que como él desea devolverle el país y sus bienes a sus legítimos dueños y hacerlo un territorio próspero, feliz, convertirlo en una potencia, alejado de toda componenda y complicidades que han sumido a México en la peor de las desgracias.
El último procedimiento cumplido para que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, declarara la validez de la elección presidencial y entregue a Andrés Manuel López Obrador la Constancia de mayoría que lo convertirá hoy en Presidente Electo, después de resolverse las impugnaciones que presentadas, fue realizar el cómputo final de la elección conforme el artículo 99 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. La constancia deberá publicarse en el Diario Oficial de la Federación.
Ahora, el primer presidente de la república tabasqueño, podrá disponer de determinados recursos destinados a gastos que genera el período de transición conocido como de entrega-recepción de las distintas áreas de la administración, en el que personal designado por el nuevo mandatario trabajará con quienes proponga el presidente en funciones
De ahí, a esperar el 1° de diciembre para asumir plenamente el poder tras serle colocada entre pecho y espalda la banda presidencial por quien dice adiós a Los Pinos, Enrique Peña Nieto, último mandatario mexicano, por cierto, que dejará de serlo un 30 de noviembre, pues quien resulte en 2014 sucesor de Andrés Manuel López Obrador, recibirá de este la banda el 30 de septiembre de acuerdo con reformas constitucionales de 2014.
Un segundo evento luego de la entrega de la constancia de mayoría al nuevo presidente mexicano, será la expedición del Bando solemne por la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, por medio del cual se da a conocer en toda la república la declaración de Presidente electo emitida por el TEPJF, se mencionará el nombre del ganador el de su partido o coalición, que no se contravienen los requisitos de elegibilidad previstos en los artículos 82 y 83 de la Constitución y el período en el que desarrollará su gestión el nuevo Primer Mandatario.
La tarea de elaboración del Bando, según la Ley Orgánica del Congreso General, corresponde al presidente de la Cámara de Diputados, quien deberá darlo a conocer al Pleno en la sesión más próxima, ordenar su publicación en el Diario Oficial de la Federación y tomar las medidas necesarias para que se difunda en los periódicos oficiales de los estados y se fije en las principales oficinas públicas de los mismos y de los municipios.
¿Qué le espera a AMLO?, fue el título de un artículo de Yussell González publicado en el Chicago Tribune el pasado 2 de julio. Comenzaba así:
“Tras una victoria arrolladora, el veterano izquierdista Andrés Manuel López Obrador ganó las elecciones presidenciales de este domingo y en diciembre asume el mandato de México.
Sin embargo, tiene poco tiempo para celebrar: Los electores esperan una solución a los problemas más apremiantes de la segunda economía latinoamericana como la violencia ligada al narcotráfico, la incesante corrupción y la complicada relación con Estados Unidos…”.
Decía más, claro, y trataba con información calificada cada rubro, cada problema, cada circunstancia… No le será tarea fácil al nuevo presidente mexicano enfrentar tantos y tan delicados problemas, opinaron en el artículo destacados especialistas que dicho sea de paso no descubrieron nada. No será tarea fácil, claro que no, pero no tan difícil que pudiera rayar en lo imposible cuando el timón de la nave comience a moverse en las manos de Andrés Manuel y un distinguido grupo de mexicanos en el que no podía faltar, dicho sea de paso, una que otra “mosca”.
¡Suerte Presidente!