07/07/202000:21:56

Tanto brinco

Daniel Castro Jiménez Artículo

Artículo

07/07/202000:21:56

La última travesura de Enrique Peña Nieto, a través de su fiscal general Alberto Elías Beltrán, se concretó ayer en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quien definió la controversia Constitucional que la FGR y la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) presentaron contra la aprobación de la reforma a la Ley de obras públicas en Tabasco.
De acuerdo a los conocedores la resolución no tiene nada de extraño, por los antecedentes con argumentos parecidos en el proceso de construcción y licitación del Tren México-Querétaro durante el Gobierno Federal anterior.
Como se recordará, fue durante la salida de Peña y del hoy triste y célebre Arturo Núñez cuando el Congreso local, por mayoría de Morena, aprobó la reforma al Artículo 45 fracción XI de Ley de Obra Pública, que generó mucho ruido por enmarcar -dos meses después- el arranque de los trabajos de la Refinería en el puerto de Dos Bocas.
Sin embargo -hasta el cierre de esta colaboración- la controversia se encontraba en análisis nacional o local, al considerarse que la SCJN determinó enviarlos de vuelta al Legislativo tabasqueño con las observaciones pertinentes.
Establece además que la revisión jurídica de la reforma que revisó la SCJN sólo aplica a contrataciones del Gobierno Estatal, no a las que hace la Secretaria de Energía para construir la Refinería; y el fallo no afecta retroactivamente contratos que ya se hubieran celebrado en este contexto por los gobiernos Federal y local.
Se convierte –sí- en un nuevo revés para el Congreso tabasqueño, que ha sido tomado como saco de boxeo por la fracción del PRI y el PRD, quienes advirtieron desde octubre del 2018 de errores determinados en la presentación de la misma y que pudieron haberse evitado.
La fracción de Morena en el Congreso se mantiene ahora en ascuas y en espera de que la Corte resuelva ahora la reforma sobre la llamada Ley contra la industria de la reclamación, que está igual en la carpeta de los acuerdos pendientes por el máximo Tribunal del país.
El ministro Jorge Pardo consideró que el fallo se trata de un concepto indeterminado que se presta a la amplia discrecionalidad y que se contrapone al Artículo 134 de la Constitución, que establece que por regla general las contrataciones se deberán realizar por licitación pública.
Luego entonces el único problema que tendrá el Gobierno Estatal será el de retardar algunos anuncios en obra pública por algunos meses, en lo que se licitan las obras que no fueron concretadas con fecha de ayer.
En el ámbito federal se considera sin embargo que la anulación retoma la propuesta del punto 45 del proyecto de combate a la corrupción del Presidente Andrés Manuel López Obrador, que establece que los contratos para obra pública deberán pasar por una licitación pública, bajo el escrutinio ciudadano y hasta con observadores de la ONU.
En términos políticos pues la reforma se cayó para arriba.

KYBALIÓN.- La posibilidad de una fórmula de unidad en el PRD, para no despedazar lo poco que dejó Arturo Núñez del Sol Azteca, comenzó a caminar ayer al mediodía en la sede estatal de ese partido.
Darvin González y Elsy Lidia Izquierdo Morales terminaron finalmente en “Nueva Izquierda”; y Francisco Javier Cabrera Sandoval se mantiene en Alternativa Democrática Nacional (ADN), léase Juan Manuel Fócil Pérez.
Si a consecuencia de la pandemia la elección se define por encuestas, el “sacrificado” será Trino Noriega, que continuará picando piedra.
Un conflicto interno perredista en estos momentos sería una losa muy pesada en la antesala del arranque electoral de octubre.
Cabrera y Elsy Lidia en los primeros acuerdos.