12/02/201723:21:37

Una mejor educacion obliga mejores herramientas

Ricardo Diaz Leal Apreciaciones

Apreciaciones

12/02/201723:21:37

La dolorosa premisa es que México ocupa el último lugar en nivel y calidad educativa de los países de la OCDE, muy por debajo en ciencias, lectura y matemáticas con una media de 416 puntos frente a los 492 de los 34 países que conforman el organismo. De las tres referencias matemáticas es el más bajo del organismo con 408 puntos contra 490 del promedio.

Partiendo de esta premisa, Tabasco ocupa los últimos lugares en educación a nivel nacional a lo cual cabe agregar que 5 de cada 100 tabasqueños  de 15 años o más no saben leer ni escribir.  Lo preocupante de este rezago radica en que todas las medidas a implementar en el sector educativo son de resultados a mediano y largo plazo incluida la propia Reforma Educativa. A este respecto mucho tiene que ver la postura por la que empresas foráneas con actividad económica en el estado a menudo prefieran traer personal de otras latitudes. Tenemos una seria deficiencia en la formación del alumnado tabasqueño y urge racionalizar mejores políticas públicas que redunden en una ruta que asegure mejores resultados.

A este respecto planteo una ruta alternativa más de muchas que sin duda deben explorarse. Hoy día INTERNET es ya una herramienta que resulta impensable que nuestros alumnos no puedan contar con ella; es tanto una necesidad que obliga a su vez equidad de oportunidad para todos los ciudadanos, sin embargo se vuelve un factor de costos al que no todos tienen alcance y el estado no ha visualizado la pertinencia de allegar su uso a quienes menos tienen. Partimos de que en escuelas públicas y privadas con más o menos posibilidades cuentan con internet e  instruyen su uso al alumnado. Más allá de que tan optima sea dicha enseñanza que sin duda debiera serlo, hay familias que cuentan con el recurso para pagar señal de WIFI en casa lo cual permite  a esos alumnos y padres acceder a tareas y trabajos varios que facilita investigación, uso de redes, enciclopedias y paquetería que aprenden a usar con regularidad.

Y aquí es donde duele el caso. Muchas familias no cuentan con la opción de esa accesibilidad en casa y tanto padres como alumnos quedan en franca desventaja en su formación educativa y atención de tareas y aprendizaje de la computadora y todo su potencial. El gobierno federal lanzó hace algunos años el Programa Vamos México que debió ser la solución a este respecto y que otorgaría internet gratuito en todas las Bibliotecas nacionales al cual se sumó Telmex incluyendo parques públicos. Desgraciadamente ambas promesas son historia incumplida. El servicio es por demás irregular e insuficiente de manera que para todos los efectos es como no tenerlo.

Sería una gran oportunidad y de mínimo costo-beneficio rehabilitar todas las bibliotecas del estado, contratar un servicio de WIFI que cueste, sí, pero que funcione y que le asegure el acceso a tantos niños y familias a internet fuera de horarios de escuela y les permita hacer tareas, trabajos, investigaciones y aprender y familiarizarse con las herramientas tecnológicas que hoy gobiernan el mundo en todos sentidos.

Se requiere remodelar inmuebles, instalar protecciones y seguridad que garanticen el cuidado y durabilidad de su operación, espacios climatizados y dignos, equipo de cómputo para uso social limitando acceso a bajar películas y redes inadecuadas para el esfuerzo que nos ocupa, una buena supervisión para optimizar tiempos y usos. Las bibliotecas pueden ser una efectiva red de actividad educativa complementaria a las aulas que puede incluir programas de capacitación para padres y adultos mayores que los inserte en actividades productivas alternativas, especialmente ahora dado el alto desempleo. Observamos también un grave rezago en la regularización de la propiedad de inmuebles públicos destinados a la educación que debiera implicar una verdadera cruzada para su corrección ya que muchas veces para acceder a recursos federales el predio debe ser propiedad de quién lo opera y por esta razón se ha perdido el ejercicio de importantes recursos.

Hoy que se habla de ajustes en el presupuesto, estas son algunas de las oportunidades a que valdría la pena destinar los ahorros resultantes.