…y 88 se quedaron a mano alzada

Daniel
24/08/201902:20:56

El mandatario dio la palabra para procesar preguntas de ocho reporteros después de su primera intervención

Fueron 96 los madrugadores. El primero de ellos intentó pasar lista faltando tres minutos para las 5 de la mañana ante el coordinador de Prensa de las giras presidenciales, Rodrigo Durán.
“Fulano, Sultano y Perengano… después de tres listas de nombres (escritos en Arial a 12 puntos), sin encontrarlo y a la oscuridad de la madrugada sobre la avenida José Pagés Llergo, dio una salomónica decisión: “Es que no hay luz aquí… que vayan subiendo, ya es tarde…”.
Así, a las 5 am de ayer comenzó oficialmente el acceso a la primera conferencia “Mañanera” del Presidente Andrés Manuel López Obrador en Tabasco. Con su respectivo “pin” gris de identificación y enclimados en unidad de “Autobuses de Jalapa”, pa’ que se vea la austeridad.
Algunos reporteros –dijeron- no durmieron, otros como el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa tampoco porque casi al término de la rueda de prensa matutina le respondió vía Twitter la crítica realizada por el mandatario a su estrategia contra el crimen organizado, que sigue –dijo el Presidente- dando problemas.
Y es que López Obrador comparó a Felipe Calderón con el comandante “Borolas” al recordar que la vestimenta militar que usó en 2007 en un acto en Apatzingán, Michoacán, cuando le declaró la guerra al crimen organizado “le quedaba grande”.
“Tiró un garrotazo a lo tonto al avispero”, en referencia a su lucha contra el narco. “En vez de atender las causas, quiso de manera espectacular resolver el problema sólo con el uso de la fuerza. Esto no se dice que cuando declaró la guerra va a Michoacán, a Apatzingán, iba vestido de militar, se pone un chaleco que hasta le quedaba grande; parecía el comandante Borolas”.
Veinte minutos después de esa declaración, a través de las benditas redes sociales, Calderón usó su cuenta de Twitter para responder a López Obrador. “A mí no me queda el saco, a otros el cargo les queda grande”.
Las instrucciones para el desarrollo de esta conferencia de prensa con el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, fue a la tradicional “mano alzada”.
El mandatario dio la palabra para procesar preguntas de ocho reporteros después de su primera intervención en la que presentó una explicación sobre los avances de la construcción de la Refinería del puerto de Dos Bocas y un informe en materia de seguridad (a través de sus respetivos titulares), luego de su primera reunión que inició a las 6 de la mañana.
El ciclo de la austeridad se aplicó en la 30 Zona Militar.
“Son los tiempos –remarcó el Presidente- en donde ‘ya no se cultiva el chayote’ y hay ahorros importantes (para el Gobierno Federal); además –dijo- es una prensa nueva y mucha gente que viene de tiempo atrás haciendo periodismo vive de manera modesta y merece todo nuestro respeto, y a los periodistas tabasqueños en particular mis afectos, mi cariño…”.
Pan, café y agua de jamaica esperaron a los 96 invitados a “La Mañanera”, de los cuales 88 se quedaron a mano alzada, entre ellas la doctora Emery Hernández Marín, quien al final le bromeó al Presidente: “¿No necesitas una doctora?”.
“Tan jodido me ves”, le respondió al oído luego de abrazar efusivamente a quien le brindó el respaldo allá por 1988 cuando fue candidato a Gobernador y se arriesgó a publicarle sus recorridos por Tabasco.